martes, 29 de abril de 2008

Antonio Rubinos Pérez - Entrevista

Gracias, internet. Gracias, correo electrónico. Gracias a ellos he podido "conversar" con don Antonio Rubinos Pérez, árbitro y químico. O químico y árbitro, según se mire.

Como siempre, me gusta hablar de mí: el día que decidí enviarle el primer mensaje, me costó darle al botón de enviar. No todos los días se irrumpe en la vida de una persona que, debido a su profesión, maldita la gracia que debe hacerle que le "acosen". Pero, en fin, envié el mensaje... Esa parte ya es historia. Lo que sigue es lo importante.

ANTONIO

En primer lugar, muchas gracias por estar con nosotros, Antonio. Creo que la primera pregunta es obligada: ¿por qué árbitro?

En mi caso, mi padre era árbitro. Él jugaba al fútbol y se retiró cuando se casó. Entonces decidió hacer el curso de árbitro porque quería ser entrenador y así tener un conocimiento más amplio del fútbol (él lo explica así), pero al final se quedó en el arbitraje y ahí sigue, como informador arbitral, juzgando y puntuando la actuación de los árbitros para el comité madrileño.

Yo desde pequeño jugaba con sus tarjetas y silbato (no es broma). Le vi varias veces arbitrar y lo hacía bastante bien. Un día, cuando yo tenía 15 años, me hizo una pregunta que me perseguirá de por vida: "¿Por qué no te haces árbitro?" Hice el curso, empecé a arbitrar y me gustó tanto que me lo tomé muy en serio.

¿Recuerda su curso de iniciación? ¿Dónde lo hizo? ¿En qué año? ¿Qué es lo más importante que aprendió en él?

El curso se impartía en la sede del antiguo Comité Castellano de Árbitros, en la calle Lopez de Hoyos. El mío duró desde octubre de 1984 hasta principios de 1985, cuando empezamos a pitar. Mis profesores fueron Manuel Martín Villarín y José Luis Herreros Hodar, que fueron árbitros de 2.ª B. Posiblemente, lo más importante que aprendí fue el entramado legal de la Reglas de Juego. Parece una perogrullada, pero como chaval que era, nunca me había parado a pensar que las cosas se hacían de una determinada manera porque detrás llevaban un soporte legal que así lo sustentaba. Me maravilló ver la ordenación del juego en tan pocas leyes.

Ya en este blog hemos comentado alguna vez la cuestión de si los árbitros no tienen ni idea porque nunca han jugado al fútbol. ¿Qué hacía usted mientras sus amigos jugaban al fútbol, mirar? ¿Sabe lo que es darle una patada a un balón?

Como le he indicado antes, vengo de una familia muy futbolera. Tanto mi padre como sus hermanos han jugado al fútbol. Desde pequeño recuerdo a mi abuelo escuchar la radio, llevando una lista con los resultados de primera y segunda. En mi barrio jugábamos al fútbol todo el día. En verano, cuando terminaba el curso, jugábamos por la mañana y otra vez a media tarde. Además, jugué en el CD Aluche, tanto en alevines como en infantiles. Muy pronto me pasé al arbitraje. He de decir que nunca fui muy bueno, pero tampoco un “paquete”.

Si hacemos caso de lo que dicen los aficionados domingo tras domingo, todos sabemos que los árbitros son unos "hijos de [rellénese con lo que proceda]". Cuéntenos: usted llega un día a casa, reúne a la familia y les dice "voy a ser árbitro". ¿Cómo reaccionan? ¿Iban a verle arbitrar?

El hecho de que mi padre fuera árbitro me llevó a ello, por lo que nunca hubo problemas en casa. Mi hermano se hizo árbitro de baloncesto unos años después, aunque para él sus estudios de ingeniería eran más importantes y lo tuvo que dejar (¡y se le daba muy bien!).

Mi padre me acompañó poco, y cuando lo hacía me daba algún consejo. Pero creo que no quería arroparme demasiado y prefirió que tuviera que enfrentarme solo a los problemas que surgieran. He de agradecérselo, porque el arbitraje te forja el carácter.

Mi madre no ha venido nunca. Ella dice que un día fue a ver a mi padre y se pegaron todos los jugadores, por lo que no fue nunca más. Ahora me ve por la tele.

RUBINOS PÉREZ

Ahora un poco de historia. Esta pregunta es de nota. ¿Cuál fue el primer partido que arbitró en su vida? ¿Qué sintió?

Durante el curso de iniciación había arbitrado partidos de los antiguos torneos sociales del Real Madrid y del Atlético de Madrid.

El primer partido oficial fue un alevín: Colegio Ntra. Sra. Del Recuerdo – CD Penalti, en casa del primero. El recuerdo más vivo que tengo de ese partido era la responsabilidad por hacerlo bien y que no notaran que era mi primer partido.

Si ha seguido este blog, ya sabe que me gustan mucho los números. ¿Podría decirnos cuántos años estuvo en las distintas categorías: regional, tercera, 2.ª B...?

Juvenil: desde la 84-85, dos temporadas
3.ª Regional: la 86-87
2.ª Regional: desde la 87-88, dos temporadas
1.ª Regional: la 89-90
Preferente: desde la 90-91, dos temporadas
3.ª División: desde la 92-93, tres temporadas
2.ª División B: desde la 95-96, cinco temporadas
2.ª División: desde la 00-01, dos temporadas
1.ª División: desde la 02-03 hasta ahora, 6 temporadas
Internacional: desde enero de 2007

Aprovechando su amabilidad, voy a exprimir un poco más su memoria. Díganos un partido que recuerde especialmente de cada una de las categorías en que ha militado y por qué lo recuerda.

JUVENILES: el primer partido, por lo expuesto más arriba. Era el primero y el recuerdo es imborrable.

TERCERA REGIONAL: recuerdo un partido en el campo Maris Stella de Orcasitas. No me acuerdo de los equipos, pero era un campo con mala fama, del que mi padre me había advertido. Cuando me nombraron, se me puso la piel de gallina, pero todo fue muy bien. También recuerdo otro en el polideportivo de San Blas, pero por algo muy desagradable. Mientras estábamos en el partido, un grupo de drogadictos se pinchaban en una ladera detrás de la portería. Ha sido uno de los momentos más tristes que recuerdo: cuatro o cinco zombis levantándose tras el chute sin saber ni dónde iban ni quiénes eran. [Para los jovenes y los de fuera de Madrid, San Blas en los 80 era... Bueno, Antonio ya lo ha explicado perfectamente].

SEGUNDA REGIONAL: el recuerdo tampoco es muy agradable. En el colegio Santo Domingo El Sabio arbitré al Dosa y, al salir del campo, me pegaron un puñetazo en la sien. Lo curioso es que, aunque el partido había tenido muchas jugadas conflictivas y había ganado el visitante, salía charlando con los jugadores locales tan tranquilo, hablando de las jugadas, pero sin ninguna animadversión por su parte. De repente, estaba en el suelo después del puñetazo de una persona bastante mayor. Yo tenía 19 años y me fui a por él, aunque se fue rápidamente mientras me agarraban. No creo que le hubiera pegado, no es mi estilo, pero creo que le habría preguntado si había conseguido algo con el puñetazo.
En esta categoría, el mejor recuerdo lo tengo de mi primer partido fuera de la comunidad de Madrid: fue en Ibiza, nada menos, como juez de línea en un partido con árbitro neutral (que no pertenecía a la territorial donde se jugaba). Habían designado a Lobera Mercado, y daba la casualidad de que le había ayudado el domingo anterior en un partido de 3.ª en Navalcarnero. Le gusté y me llamó para que fuera con él allí. No se me olvidará el partido: Ibiza-Santa Ponsa. Ganó el último 0-1 en el minuto 86, cuando el Ibiza, al que le valía el empate para subir, estaba ya saboreando el ascenso.

PRIMERA REGIONAL: el primer partido también es el que recuerdo con más cariño, porque era el primero con jueces de línea. Además, me ayudaron dos árbitros de categoría superior, lo que me hizo sentir importante. Fue en el campo de los salesianos de Carabanchel, cerca de casa. La verdad es que se hacía muy cómodo pitar con compañeros, porque es más divertido en el trayecto al campo y en el vestuario. Te permite charlar y, como fue el caso, los compañeros te dicen los defectos y cómo mejorar. Recuerdo vagamente el esquema que me hice para hablar con ellos antes del partido y que uno de ellos me dijo: “Chaval, que ya está todo inventado”. A pesar de ello, les solté la charla prepartido.

PREFERENTE: un partido en el campo del Villaverde, porque venían de jueces de línea dos de mis mejores amigos entonces: Nacho Miranda y Manolo Molero. Los tres habíamos sido jueces de línea de Federico Romero en 3.ª e hicimos una buena amistad. Todavía la conservo, aunque nos veamos poco, porque Manolo se fue a su Linares natal y Nacho se fue a trabajar a Valencia.

También recuerdo dos salidas como juez de línea, que me marcaron: la primera con Víctor Esquinas a Santander, en 2.ª. El partido, Racing-Sestao (5-0). El segundo, con García-Aranda a Orihuela, en un Orihuela-Palamós (1-0, creo recordar), también de 2.ª.

TERCERA DIVISIÓN: no recuerdo el debut, y eso que era la categoría que imaginaba alcanzar unos años antes. Por más que pienso en ello, no lo recuerdo. Podría llamar al Comité para que me lo dijeran, pero perdería la gracia. Sí recuerdo un partido en el campo del Puerta Bonita. No sé contra quién, pero sé que terminó 2-3, con varios expulsados y bastante follón. Fue uno de los mejores informes que me han dado y el informador me felicitó delante del presidente del Comité unos días después, lo que no le vino nada mal a mi orgullo.

También recuerdo que todos estábamos deseando llegar a esta categoría para ir de jueces de línea en 1.ª, pero tuve la mala suerte de que el año que ascendí crearon el cuerpo específico de árbitros asistentes y, a partir de entonces, en Primera y Segunda solo salían ellos. Fue un buen chasco, pero me permitió salir durante tres años con José Luis Herreros Hodar, en 2.ª B, que había sido mi profesor en el curso de iniciación. Le había perdido la pista porque se había ido a Valladolid y, a la vuelta de allí, recién ascendido, me pidió para su escuadra. Él es la persona de la que más he aprendido en el arbitraje y le estoy muy agradecido.

SEGUNDA DIVISIÓN B: tengo muchos partidos en el recuerdo: el debut, San Pedro de Alcántara-Benidorm; un derbi emocionantísimo entre el Cartagonova y el Real Murcia; un par de partidos infernales: Melilla-Córdoba (en Écija, por clausura del campo del Melilla, y con el Córdoba jugándose plaza de play-off) y un Cádiz-Jaén (el Jaén líder y el Cádiz remontando desde la décima plaza para jugar los play-off). En este último, ¡llegaron a cortar la avenida de la Constitución por un penalti que indiqué en contra del Cádiz! Por supuesto, también los play-off: Elche-Deportivo B y Orense-Jaén.

Sin embargo, guardo un recuerdo especial del último partido de liga que hice en la categoría: Cacereño-Betis B. Los dos se jugaban el descenso y a mí me habían dicho que no estaba entre los posibles candidatos al play-off. Me habían designado un partido muy difícil y no contaba para el ascenso. No me lo podía creer. Saqué fuerzas de donde no las tenía (ahí tuvo mucho que ver mi novia entonces, Silvia, y esposa en la actualidad, que me recordó que yo estaba en el arbitraje porque me divertía y disfrutaba con lo que hacía; nunca le agradeceré lo suficiente la paciencia que tuvo conmigo esa semana). Total, que durante la primera parte todo tranquilo, los dos con más miedo que otra cosa. El empate perjudicaba al Betis B, que dependía de terceros resultados. Al descanso ni una tarjeta, todo controlado. Pero en el momento en el que los jugadores se metían en el túnel de vestuarios, un suplente del Betis insulta al delantero centro del Cacereño, que en represalia le atiza un puñetazo. Lío monumental, todos empujándose, etc. ¡Ya os lo podéis imaginar! Total, llamo a los capitanes, entrenadores y delegados a mi vestuario y les monto una escena de aúpa.

Estaba como delegado federativo Raúl Massó, que actualmente es el secretario del CTA, y tras el discurso me felicitó y me animó para seguir el partido. En la segunda parte, el Cacereño, con un jugador menos por la agresión, se pone por delante y el campo es un estruendo. A partir de ahí pérdidas de tiempo continuas, los balones no aparecen, etc. El banquillo del Betis animando a los suyos porque según les cuentan el empate les saca del descenso. Y llegamos al clímax: el Betis empata en el minuto 95. Sus jugadores son una fiesta y los del Cacereño una tumba. Cuando el partido termina, el banquillo del Betis les dice que los dos equipos han descendido, pues los resultados han sido desfavorables (cosa que, me enteré más tarde, sabían mucho antes). Los jugadores llorando, los del Cacereño cabreados con los del Betis porque les habían descendido sin poder hacer ellos nada... Y yo exultante, porque había hecho uno de los mejores partidos de mi vida, con un rigor y una concentración total. Al final, apedrearon el coche patrulla que nos sacó del campo (si bien es cierto que fueron cuatro tontos, porque casi todos entendieron la situación).

Después de aquello, y seguramente porque Raúl Massó comentó algo en el CTA, llevé un play-off, Orense-Jaén, con el ascenso en juego, y terminé ascendiendo a 2.ª.

SEGUNDA DIVISIÓN: después de esta batallita del abuelo Cebolleta, recuerdo con cariño mi último partido, Recreativo-Xerez, con el ascenso en juego. Me salió un muy buen partido, en el que el Recre, tras ir perdiendo al descanso 0-1, terminó remontando y ascendiendo.

PRIMERA DIVISIÓN: el partido del que, por ahora, guardo un mejor recuerdo es un Valencia-Barcelona, que tenía una atmósfera especial. Recordaréis que el año que el Valencia ganó la liga, cuando jugó en el Bernabeu, le pitaron [Pedro Tristante Oliva, murciano] un penalti a Marchena por un forcejeo con Raúl. ¡Le pusieron nombre de llave de judo y todo! Todo Valencia fue un clamor y su presidente dijo que el Madrid tenía que ganar la liga por decreto. Yo pitaba el sábado siguiente en Mestalla y toda la semana se estuvo calentando el ambiente con mi procedencia madrileña. El partido me salió muy bien (otra falta de modestia) y, aunque el Valencia perdió, no se me achacó nada.

FIFA: mi mejor recuerdo es el partido Inglaterra-Holanda, durante el primer torneo sub-19 al que asistí el año pasado. Un campo bonito, dos selecciones de prestigio, Inglaterra había perdido el primer partido y solo podía clasificarse ganando ese... No había mucha gente, alrededor de 5000 personas, pero disfruté mucho con el ambiente y la tensión de los jugadores, que eran muy animosos.

¿Qué árbitro ha influido más en usted, como persona o como árbitro?

Aparte de mi padre, por las razones ya expuestas, no creo que haya habido un único árbitro que haya influido en mí de forma determinante. Cuando empecé a ir como juez de línea, como se decía antiguamente, en 3.ª y en 2.ª B, Federico Romero Sánchez y José Luis Herreros Hodar eran los modelos a seguir. De José Luis guardo un cariñoso recuerdo porque compartimos muchos viajes juntos y aprendí mucho de él. Posteriormente, me fijé en algunos árbitros a los que ayudé de cuarto árbitro más a menudo: García-Aranda, Esquinas Torres, Megía Dávila… Un poco de todos.

Cuando empezaba en esto, ¿a quién quería parecerse?

Supongo que a Emilio Soriano Aladrén, que era el árbitro más importante a finales de los ochenta y primeros noventa. Después, al trío de fabulosos: García-Aranda, Díaz Vega y López Nieto.

Ahora que está en lo más alto, ¿a quién quiere parecerse?

No es tanto que me guste parecerme a alguien como que tomaría algún rasgo de muchos de ellos: la personalidad de Mejuto, la inteligencia de Medina, la lectura de los partidos de Undiano, la elegancia de Muñiz, la rapidez de Burrull, la profesionalidad de Velasco, y un largísimo etcétera.

A nivel internacional, es indudable que el carisma de Collina nos vendría muy bien a todos, pero también me gustan rasgos de Lubos Michel, Markus Merk, Benito Archundia u Horacio Elizondo. De los nuevos, me quedo con Matteo Treffoloni, al que una vez ayudé en un amistoso y me pareció elegantísimo.

De todos modos, y aunque sea poco modesto, me gusta mucho mi forma de arbitrar.

¿Qué salto de categoría le supuso a usted más esfuerzo? ¿De cuál guarda mejor recuerdo?

Con diferencia, el salto más complicado es de 2.ª B a 2.ª. Creo que todos los árbitros españoles estaríamos de acuerdo en ello. La competencia, en el sentido noble de la palabra, es brutal y el nivel de la 2.ª B es altísimo. Muchos de ellos podrían pitar en primera sin que la competición lo notara. Es una pena que árbitros de mucha calidad no lleguen a dar el salto, pero matemáticamente es imposible. En mi caso, el mejor recuerdo es este salto, aunque la satisfacción de alcanzar la Primera División es única.

Háblenos un poco de su debut internacional. ¿Fue tan especial como me parece a mí que debería ser, o para alguien tan experimentado como usted fue un partido más?

El debut internacional fue especial, como os podéis imaginar. Era un minitorneo de clasificación para el campeonato de Europa sub-19 entre las selecciones de Inglaterra, Holanda, Rusia y la República Checa. Hice el Inglaterra-Rusia en Walsall, un pequeño estadio inglés, que termino 0-2 para los rusos. No había mucha gente, alrededor de 4000 personas, lo cual es significativamente menor a cualquier partido de la liga española, por lo que la presión fue pequeña. Salí muy mentalizado de que el juego inglés tiene ciertas diferencias con el continental, por lo que intenté adaptarme a lo que los equipos esperaban de un árbitro UEFA: mucho lenguaje corporal y un mayor diálogo de lo que permite la liga española.

Terminé muy contento del trabajo realizado y, después, el observador arbitral (un sueco muy simpático) me felicitó por el partido. En la reunión que tuvimos el día después alabó mi técnica corporal y táctica empleada durante el partido y su puntuación fue muy generosa.

A pesar de que todo fue sobre ruedas, te queda la sensación de que ese tipo de partido se quedan pequeños después de lo duro que es arbitrar cualquier partido aquí. Pero por algún sitio hay que empezar en Europa.

Ahora que ha llegado a lo más alto, ¿le queda alguna meta por cumplir? ¿Tal vez una final de Copa?

NO estoy de acuerdo en que haya llegado a lo más alto. Soy árbitro internacional, pero de los novatos. Todavía me quedan muchos partidos buenos en la liga española por hacer. Por ejemplo, cualquier derbi: sevillano, vasco, catalán... Vivir en Madrid me impide arbitrar al Real Madrid y al Atlético de Madrid, con lo que no puedo hacer alguno de los partidos más interesantes de la liga española. Por supuesto, espero llegar algún día a hacer la final de Copa. Es el partido más bonito que hay en España y tiene un sabor especial que todos queremos probar.

A nivel internacional, me queda todavía todo: Copa de la UEFA (solo he hecho ronda previa), Champions, Eurocopa, Mundial. Pecando de nuevo de inmodestia, le diré que mi meta última es pitar la final del Mundial del año 2014. ¡Por soñar que no quede!

¿Nota alguna diferencia de trato por parte de los jugadores, delegados o entrenadores ahora que lleva en el pecho la escarapela FIFA?

Ninguna. Sí hay diferencia entre el trato recibido al principio de arbitrar en Primera División y ahora. Los jugadores ya me conocen y saben cuál puede ser mi reacción en determinados momentos. Esto facilita las cosas. Pero no creo que se deba a que sepan que soy internacional. Estoy seguro de que muchos ni lo saben.

ARBITRAJE

Antes hablábamos de su curso de iniciación. ¿Sabe si siguieron en el arbitraje muchos de sus compañeros?

Tras unos cuantos años, solo quedamos tres personas del curso de octubre del 84. Emilio Rosanes, que llegó a 2.ª B y se trasladó por motivos laborales a Galicia. Allí estuvo alguna temporada más hasta que lo dejó. También permaneció Manuel Laína, que llegó como árbitro asistente a 2.ª B. Creo que sigue pitando todavía fútbol base.

Los jóvenes suelen apuntarse a los cursos, sobre todo después de campañas de captación, pero el índice de abandono es muy alto. Cada vez hay más partidos y menos árbitros. ¿Qué hacemos?

El arbitraje tiene un problema grave de fidelización. Las causas de abandono son varias: la primera es que después de unos partidos te das cuenta de que eso no es lo tuyo y que por las cuatro perras que ganas tampoco merece la pena seguir. También está aquel chaval que lo hace bien y va subiendo hasta un determinado nivel donde ya no progresa. Ahí aguanta un tiempo, pero al final otras obligaciones (laborales, familiares, etc.) le hacen marcharse del fútbol. Tiene que tener en cuenta que es difícil trabajar durante la semana y después dedicarte a arbitrar el fin de semana. Además, hay que entrenar algunos días y al final no compensa tanto sacrificio para el beneficio que se obtiene y no me refiero solo al económico, también al orgullo personal de ir asciendo y arbitrar partidos cada vez más importantes.

Respecto a qué hacer, no tiene una respuesta fácil. Desde mi punto de vista, falta cuidar un poco más a los árbitros, hacerles sentir que son importantes para la competición, formarle mejor y de forma más personalizada. El problema es quién hace eso. Estamos hablando de categorías totalmente amateur, donde los que deben formar lo hacen a costa de su tiempo y esfuerzo, con mínimas recompensas. Es el árbitro de 3.ª o de 2.ª B el que enseña al de Regional, a costa de sus tardes, quitándoles tiempo a sus familias, ocio, entrenamientos, etc. El arbitraje no ha sabido crear un cuerpo de educadores que acompañen al árbitro en su camino. Deberían salir de aquella gente que después de una serie de años en el fútbol deciden retirarse. El problema es que no hay una motivación para que esta gente desarrolle esa función. Le han dedicado mucho tiempo al arbitraje y ¿se lo van a seguir dando por una palmada en la espalda y una placa al final de temporada? Rotundamente, no. Debes preparar un grupo bien pagado y con recursos para realizar esa labor. Desafortunadamente, nuestro colectivo no ha sabido (o querido) desarrollar fuentes propias de ingresos que ayudaran a tener unos recursos propios.

A usted le quedan 5 temporadas para retirarse. ¿Piensa seguir ligado a este mundo después? ¿Cómo podríamos aprovechar a tanto retirado?

Permítame que le corrija, pues todavía me quedan seis temporadas más (me retiro en 2014). Mi idea es seguir vinculado al arbitraje en funciones de educador, aunque no me gustaría que fuera en una situación como la actual. Me encanta dar clase y creo que el colectivo arbitral es el que tiene una mayor capacidad de progresión dentro del fútbol. Respecto a la última cuestión, ya la he contestado en la pregunta anterior.

Va siendo hora de llegar a las preguntas peliagudas. Tras varios años en que las clasificaciones de final de temporada eran secreto de estado, se filtraban a la prensa, se perseguía a las páginas web que las hacían públicas... el año pasado nos encontramos (sobre todo los aficionados) con la grata sorpresa de que el propio CTA las hacía públicas en su página web. ¿Tiene alguna idea de qué ha cambiado en la política de los directivos arbitrales? ¿Qué le pareció a usted que apareciera públicamente su nombre junto a un 9,57?

Sinceramente, no sé por qué aparecieron en la web, aunque las clasificaciones eran públicas desde hace tiempo. Todos los años los comités territoriales reciben las clasificaciones a final de temporada.

Respecto a mi calificación, me hubiera gustado estar más arriba, pero fue la que fue y lo que debo hacer es trabajar más y mejor para conseguir superarla este año.

Desde fuera se tiene la impresión de que lo único que le vale al CTA es tener superatletas en sus listas. A mí me parece que se tiene demasiado en cuenta lo rápido que puede correr un árbitro. ¿Tan importante son unas décimas de segundo para descalificar a un colegiado?

El fútbol de primara división tiene una velocidad tal, que obliga al árbitro a estar en una forma física óptima. Le voy a dar algunos datos: un árbitro recorre una media de 10.000 m por partido, de los cuales el 41% es a baja intensidad (<>3,6 m/s), incluyendo un 20% a sprint.

Normalmente se trabaja a un ritmo cardiaco medio equivalente al 85% de la frecuencia cardiaca máxima del árbitro [datos de: Análisis biomecánico de la actividad en los partidos de árbitros y árbitros asistentes durante la Copa de Confederaciones de Alemania 2005 (García-Aranda, 2006)]. En el minuto 90, o en el 120 de una prórroga, el árbitro debe estar en el lugar preciso después de un contragolpe y, lo que es más importante, con la mente clara para poder evaluar una situación importante. No vale con llegar medio muerto a ver la jugada, hay que estar en disposición de juzgarla correctamente. Para ello, es necesaria una preparación física acorde a esas exigencias, y la única manera de evaluarla es mediante unas pruebas. Ahora bien, el aspecto físico es sólo uno de las patas del arbitraje y estoy de acuerdo en que hay que exigir que el árbitro esté igualmente preparado en todas ellas (técnica, táctica, psicológica, etc.).

Soy de los que piensan que nuestras pruebas físicas son relativamente exigentes, y se pueden realizar sin grandes alardes físicos con un entrenamiento regular. Hay alguna que no se ajusta a lo que hacemos en el campo, y cambiaría sobre todo las que hacen los asistentes, pero en general no creo que no sean imposibles con una preparación adecuada, sin necesidad de ser atletas.

Un par de veces en este blog he dicho que yo no sé cómo puede mejorarse el nivel del arbitraje en España, si es que es necesario mejorarlo, claro. ¿Tiene usted alguna idea?

El nivel del arbitraje es mejorable, como el de cual faceta de la vida. Necesitamos más medios humanos y técnicos para avanzar. El propio CTA lo ha reconocido hace poco. Se necesitan más especialistas en todos los terrenos, aunque personalmente creo que las facetas técnicas y psicológicas son las más necesarias. Y a nivel regional, las carencias son todas. Podemos decir que los árbitros son autodidactas en un porcentaje muy elevado, que van aprendiendo de sus propias actuaciones y de las que ven de otros compañeros. Normalmente, hasta 3.ª no has visto nunca un partido tuyo, por lo que es muy difícil que pulas tus defectos. Ya he comentado la labor que podrían hacer los educadores arbitrales, como profesores prácticos. Pero topamos con el mismo problema siempre: el dinero.

Se habla mucho de profesionalización. Empezando por Joseph Blatter, siguiendo por los periodistas y terminando por los dirigentes de clubes. ¿De verdad el tener dedicación exclusiva al arbitraje puede servir para algo?

Estoy seguro de que los árbitros profesionales mejorarían en nivel arbitral. Le voy a explicar mi jornada normal para que vea como, si fuera profesional, podría dedicar más horas al arbitraje: mi horario laboral es de 9 a 17 h. Llegó a casa cerca de las 18 h y entreno casi todas las tardes de 19 a 21 h. Las tardes que no entreno, intento sacar tiempo para ver los partidos que he arbitrado o alguno que haya grabado del fin de semana. Pero algo de tiempo he de dedicar a mi familia y a cosas tan triviales como ir a la compra, ordenar, lavar y planchar (sí, un árbitro de primera también lava y plancha, y no vea la cantidad de ropa sucia que genera tanto partido y entrenamiento). Cuando hay partido entre semana, debes pedir días libres en el trabajo, que compensas con más horas otros días o con vacaciones (en mi caso, el último año tuve 8 días libres, y el anterior, 10). En tu actividad laboral te exigen, y de igual modo te gusta progresar y tener nuevos retos.

Todo esto se hace a costa de un sacrificio personal y familiar terrible, que no sería igual si fuéramos profesionales. Entrenaríamos todos los días y aun así, habría tiempo para vídeos, trabajo psicológico, mejora de otros idiomas, etc. Podríamos actuar como educadores de árbitros en categorías inferiores. No veo más que ventajas, aunque es cierto que el error nunca desaparecería. Es inherente a la condición humana, pero igual que los jugadores actuales están mejor preparados que los de hace 30 años, los árbitros ganaríamos con la profesionalización. Otra cosa es buscar el armazón legal y social para llevarlo a cabo y, créame, no es tan fácil.

[En este punto, un comentario: esta pregunta se la hice porque los periodistas, cuando analizan un error arbitral, siempre comentan "hay que profesionalizarlos ya". Es decir, asocian profesional con error. Pretendía saber qué opinaba Antonio de esa asociación, pero, obviamente, él la ha llevado al terreno de la vida personal. El único importante. A partir de ahora, me declaro un defensor absoluto de la profesionalización del arbitraje].

Normalmente los árbitros son muy mal tratados por la prensa. Ahora mismo se me ocurren un par de periodistas que son bastante críticos, por no decir insultantes, con los colegiados. ¿Cómo es la relación de un árbitro con los periodistas? Después de escribir o decir las barbaridades que se leen y se oyen por ahí, ¿se acerca uno a un colegiado y se le saluda como si tal cosa?

La relación es bastante más cordial de lo que parece, aunque distante, y es cierto que somos maltratados en bastantes ocasiones. En el caso de periodistas que han insultado o mentido respecto a mi trabajo, yo personalmente no los saludo. Allá cada uno con su conciencia. Pero son un caso excepcional.

Normalmente nos tratamos con respeto y se les atiende con educación y un punto de resignación: sabemos que somos noticias en dos momentos concretos, cuando hemos sido designados para un partido importante o que lleva cierta polémica añadida, y cuando nuestros errores tiene trascendencia. En el primer caso, al hablar con el periodista se intenta que se fije la atención en el partido y en los jugadores, que son los protagonistas del juego y, si el partido tiene polémica, intentar quitar hierro al asunto. Si hemos cometido un error trascendente, la recomendación de FIFA y CTA es no hablar (ojo, he dicho recomendación; a nadie le impiden hablar tras un partido). En estos casos el periodista solo pretende que digas que te has equivocado y que pidas perdón por el error. Por ello, no solemos atender peticiones tras el partido.

Una pregunta importante para mí, que todavía no acabo de entender. ¿Por qué no se defienden públicamente los árbitros, ya que desde el CTA y la RFEF no se hace nada?

Tiene que entender que es mejor seguir una política común a que cada uno hagamos la guerra por nuestra cuenta. El CTA hace gestiones con los medios para defender a los árbitros, aunque no siempre con éxito. Una de nuestras reivindicaciones, tanto a CTA como a RFEF, ha sido siempre la de contar con alguien que hiciera de intermediario entre nosotros y los medios. Desde hace poco tenemos a Antonio Bustillo, que está realizando una labor callada en ese sentido. Para que se haga una idea, a lo largo del año hemos tenido ya reuniones con gente de EFE o de la cadena SER.

Ahora que se va reducir la plantilla en 1.ª división de 24 a 20 colegiados, ¿nota más presión? ¿Se nota que ustedes se están esforzando más, si cabe?

Es cierto que hay más presión y que todos estamos intentando hacerlo mejor, aunque el número de descensos es semejante las próximas dos temporadas (dos árbitros cada una de ellas) y uno más en la temporada 09-10. La reducción procede de que se ha reducido el número de ascensos a uno por año, por lo que la presión ahora está en 2.ª.

Todo el mundo habla del grandísimo problema arbitral que estamos sufriendo, y parece que no nos acordamos de finales de los 70, finales de los 80, de las dimisiones de directivos y colegios enteros tras sanciones a Guruceta y otros. Yo creo que comparando la situación actual con la de años o décadas anteriores, esto parece una balsa de aceite. ¿Tan poca memoria tenemos?

El problema es que se está utilizando el colectivo arbitral para atacar a la RFEF y, en especial, a su presidente. El arbitraje español está en la cima del arbitraje mundial, les guste a algunos o no, pero cada vez que nos equivocamos a favor de Menganito o Fulanito se utiliza nuestro error para decir que somos un desastre por culpa de la Federación. Le voy a poner un ejemplo ilustrativo: en las últimas jornadas de la clasificación para la Euro'08 había dos partidos que sobresalían: Turquía-Grecia y Rusia-Inglaterra. ¿Quiénes los pitaron? Mejuto y Medina. Por tanto, un éxito para el arbitraje español. ¿Alguien se hizo eco de ello? No. Por el contrario, en el segundo de ellos hubo un penalti en contra de Inglaterra discutible (dentro-fuera, yo no he visto una toma que confirme una cosa u otra definitivamente), y la prensa española se ensañó con Medina. Más o menos, Medina había echado a Inglaterra de la Eurocopa (luego sabemos lo que pasó en Wembley). Entre otras lindezas, un periódico nacional decía que “ese era el nivel del arbitraje español”. ¡Pero si les habían designado los mejores partidos! Lo más curioso es que esa jugada tuvo poca repercusión en Inglaterra, que buscó como culpable al seleccionador inglés, achacándole la remontada de los rusos a su falta de manejo del banquillo. Además, fuimos (digo fuimos, porque era el cuarto árbitro de ese partido) felicitados efusivamente por Bo Karlsson, observador arbitral de ese partido y miembro de la comisión de árbitros de UEFA, así como por los representantes ruso e inglés.

COTILLEOS

¿Cuál es el árbitro español que más le ha gustado a usted?

Ya he dicho antes que no hay un árbitro que me haya deslumbrado, que de muchos de ellos tomaría ciertas características. Si he de quedarme como alguno, sería García-Aranda, por su visión del arbitraje y por lo que está haciendo en la actualidad en FIFA.

Mis amigos se ponen la camiseta de su equipo o de la selección para animarlos. Cuando se juegue la Eurocopa, a mí me gustaría ponerme una camiseta de árbitro con la escarapela FIFA, para demostrar mi apoyo a Enrique Mejuto, Juan Carlos Yuste y Jesús Calvo. ¿Por qué no puedo ir a una tienda y comprarla?

Creo que puede comprarlas por internet, e incluso en alguna tienda (aunque es bastante difícil). No creo que haya muchos aficionados como usted, y eso hace difícil que la camiseta arbitral sea un elemento comercial. Sin embargo, he de decirle que no es el único, puesto que conozco gente que le gusta las equipaciones del último mundial, no tanto por su simbología, como por el diseño. No sería el único con ella. Ahora bien, si se compromete a ponérsela cuando pite el trío español, yo le regalo una firmada por ellos y con escarapela y todo.

Hablando de camisetas y escarapelas, ¿pesa más la escarapela FIFA que el escudo CTA?

A mí me pesan por igual, aunque es cierto que cuanto mayor es la categoría, más gente está pendiente de tus actuaciones. Pero es algo que no me planteo en el campo mientras actúo.

Me gustaría tratar un tema que me sorprende bastante. Me refiero al I.E.S. Blas de Otero. Por edad: Javier Bravo Mayor, Antonio Rubinos Pérez y Carlos Velasco Carballo. ¿Qué pasa en ese instituto del barrio madrileño de Aluche? ¿Es que les subían la nota a los que se hacían árbitros?

Le voy a dar más nombres que estudiaron en el mismo instituto y son o fueron árbitros: Enrique Ortiz Blanco (2.ª B), Sánchez-Seco (2.ª B), Carlos Ortiz Blanco (3.ª), Jiménez Domínguez (3.ª) y un largísimo etcétera. ¿A qué se debe? Permítame que me ponga la medalla (otra vez falta de modestia). Dos años después de hacerme árbitro, estudiaba COU con el hermano de Carlos Velasco. A Carlos le conocía de los partidos de baloncesto que jugábamos en el instituto y me preguntó qué había que hacer para ser árbitro. Junto a él se unió un amigo común que lo dejó pronto. Después de ellos, al año siguiente entraron en el arbitraje el hermano de Carlos, que por entonces estudiaba conmigo Químicas en la Complutense y algún amigo más. No los he contado, pero puede que hiciéramos más de 20 ó 30 árbitros de Aluche. De ellos todavía quedan unos cuantos. Y de todos, déjeme que nombre a uno en particular: Fernando Peña Almodóvar, que desgraciadamente se fue hace unos meses víctima de una larga enfermedad.

¿Qué es más difícil, arbitrar un partido o explicarle a alguien de letras cómo funciona el Carbono-14?

Cada cosa tiene sus particularidades. El problema del arbitraje es que no puedes estar explicando a los jugadores durante mucho tiempo por qué has tomado una decisión. La presión por ganar es mucha y a ellos solo les interesan las decisiones que les favorecen. Además, cuando explico el Carbono-14, la gente me cree a pies juntillas.

Según uno de los postulados del recientemente fallecido A.C. Clarke, toda tecnología lo suficientemente avanzada es indistinguible de la magia, y para la gente no especializada, la radiactividad tiene ese halo de misterio. Si desea comprobar cómo explico el C-14, está invitado al laboratorio, bien a título personal, bien en una de las charlas programadas durante la Semana de la Ciencia. [La Semana de la Ciencia se celebra anualmente en Madrid y durante ella hay exposiciones, visitas guiadas a centros de investigación, conferencias, etc.].

Para terminar, y dado que este blog lo leen algunos árbitros recién "inaugurados", ¿alguna palabra para ellos?

Una frase: carpe diem, disfruta el momento. Disfruta el arbitraje con todos sus pros y sus contras. No pienses a largo plazo en ascensos lejanos y qué harías en tal o cual categoría. Disfruta de tu partido, olvídate del informador arbitral.

Y para disfrutar debes estar perfectamente preparado, física y mentalmente, descansado y alerta.

Muchas gracias, Antonio. Espero verle pronto arbitrando algún encuentro de Champions League. Y una final de Copa, claro.


22 comentarios:

Garman dijo...

Gran entrevista. Me alegra saber que los árbitros de la élite están dispuestos a conversar con los amantes del arbitraje.

La semana pasada arbitró aquí en Bilbao, y estuve viéndole en el estadio. Correcto.

Por cierto, se me han puesto los dientes largos con la camiseta firmada esa que te ha prometido.

Saludos!
vayajoderrafa.blogspot.com

César dijo...

Lo más importante que he sacado yo de esta entrevista no es que los árbitros estén dispuestos a conversar, sino que están predispuestos a hablar de arbitraje.

Y, mientras tanto, los periodistas siguen dándole vueltas a los errores. Lo que aprenderíamos si las cosas cambiaran un poco.

Fer dijo...

Me gustaria hacerle una pregunta sobre arbitros de Primera Div o Internacionales:

-¿Que NIVEL de ingles se necesita, y si piden certificado o no, para arbitrar en Primera Division o para ser internacional? (no se si piden ingles para la primera division, aunque debido al alto numero de extranjeros en la Liga es util, pero para internacional si lo pediran, pero quiero saber el nivel)

PD: Con niveles me refiero, por ejemplo, a los conocidisimos examenes del British Council, con niveles de First, Advance y Proficiency (y no se si hay mas)

César dijo...

Fer, lo ideal sería que te contestara un internacional (¡vete a entrenar un día con ellos, hombre!).

Yo sospecho que para obtener la categoría FIFA no te piden ningún certificado de inglés. Una vez que consigues la escarapela, acudes a tu primer curso (en enero). Allí todas las conferencias son en inglés, hablas en inglés con tu compañero de Azerbayán... En esos cursos se hacen pruebas físicas, pruebas técnicas, pruebas teóricas y prueba de inglés. Debes demostrar un nivel mínimo de inglés.

A lo mejor, si vas con tu título de Proficiency debajo del brazo, te evitas el examen de inglés, pero no tengo ni idea.

Sin embargo, eso no es ningún problema. Yo creo que el corte lo hace la RFEF. Si no sabes inglés, te quedas en casa.

César dijo...

Vale, ahora he leído otra vez tu pregunta y veo que no te he contestado.

El nivel exacto no lo sé. Yo sospecho que no debe de ser nivel bilingüe, porque se oyen por ahí muchas cosas sobre las capacidades lingüísticas de los colegiados internacionales.

Durante el pasado mundial de Alemania, uno de los asistentes de Estados Unidos (que estaba en el grupo de apoyo) mantuvo un blog activo, contando su vida en el mundial. Sus entradas más graciosas era cuando contaba sus "conversaciones" con colegiados no angloparlantes. Y a esos colegiados también les hicieron ese examen de inglés, o sea que...

Antonio Rubinos dijo...

Quiero agradecer a César su amabilidad invitándome a participar en su blog con la entrevista. Como veréis, a todos los árbitros lo que más nos gusta, independientemente de la categoría, es hablar de arbitraje.
Os animo a seguir con ilusión en este mundo, disfrutando de cada partido.
Gracias por vuestro apoyo y mucha suerte en vuestras actuaciones.
P.S. Para Fer: No hay un nivel de inglés exigido para ser árbitro internacional, es decir, no te piden un certificado. Simplemente tienes que desenvolverte en el idioma. En el curso introductorio para nuevos árbitros internacionales teníamos una prueba de inglés, que consistía en hablar con los miembros de la comisión de arbitraje de UEFA. Yo estuve cerca de 30 minutos respondiendo a cuestiones de fútbol en inglés. En cuestión de idiomas, si quieres llegar a ser internacional, cuanto antes empieces mejor (lo se puede aplicar para otros campos de la vida)

Young_Referee dijo...

Cesar, mirate la camiseta que he conseguido en mi blog, seguro q te gustara.

A Antonio: Me gustaría poder ponerme en contacto al igual que puede hacerlo con carlos (velasco) para poder conversar contigo sobre arbitraje

P.D. A ver si me contesta carlos y me da permiso para poner su entrevista ;)

Fer dijo...

OK, muchas gracias Antonio por contestarme de primera mano por tu experiencia. No es que me preocupe (quien sabe si un dia llegare, teoricamente cualquiera podria), pero solo queria saber si se necesitaba un certificado de ingles como te piden en algunas empresas, o tener un determinado nivel. Por lo que puedo deducir de lo que me contais, aunque no tengas mucha idea de ingles, si sabes vocabulario futbolistico y alguna que otra frase (mucho exagerar el no saber casi nada) ya vale.

De todas formas, en una generacion de personas en que se lleva enseñando ingles desde los 5 años, no seria de extrañar que comenzaran a pedir cosas de estas. O un segundo idioma (no se me da mal el frances jeje)

Un saludo, y suerte para Antonio en Valencia (Levante--> me he pasado por la federacion hoy y he visto tu nombramiento en el corcho)

Fer dijo...

A Antonio: Tambien me gustaria hablar contigo sobre arbitraje y dudas, como lo hago de vez en cuando con Carlos Velasco (gracias a un foro que dejo de existir). De todas formas quiero acercarme por _______, donde entrenais, que Carrasquilla me lleva invitando a ir y conoceros toda la temporada. Un saludo (por cierto, estuvimos a escasos centimetros el dia de las pruebas fisicas de los de juvenil en septiembre, yo estaba mirando las pruebas de pie al lado de una grada pequeña jeje)

César dijo...

Young, ¿que si me gusta tu nueva camiseta? Es flipante. Además, te queda como un guante.

Eso está bien, que te vayas acostumbrando a ella. Nunca se sabe.

gabri dijo...

FA-BU-LO-SO no me quedan palabras para esta entrada, muchas gracias a Cesar, Antonio y a nosotros los arbitros ;)

GSF dijo...

Grandísima la entrevista, los ojos como platos se me han quedado al empezar a leerla...

PD.: ¿Idiomas? Si sólo hicieran falta idiomas para llegar ahí...

Inglés bilingüe, italiano básico, francés básico, y noruego "de andar por casa" por ahora es lo que llevo de bagaje... lástima que no se acompañe con lo que se hace en el campo :-p.

Arbitrucho dijo...

gran entrevista!! gran entrada

Me parece genial que Rubinos haya querido colaborar

Eso sí, ¿tiene abuela? jejeje

Saludos

Nacho dijo...

Me sumo a todas las felicitaciones, enhorabuena por la entrevista y gracias a los dos.

linesman dijo...

Muchas gracias a César y a Antonio por acercarnos el arbitraje de altísimo nivel al sillón de casa.

Anónimo dijo...

no sé muy bien si esta entrada me puede servir o no pero ya que estamos hablando de un internacional y del valor humano de los arbitros quería comentarte una cosa:
he visto en la tele a un niño que tiene una extraña enfermedad y que están intentando sacar dinero por donde pueden. He entrado en su página y entre las cosas que subastan me he encontrado con.. UNA CAMISETA DE ÁRBITRO!! Dice que es la de Iturralde (aunque diga que es andaluz) y las de sus asistentes (por lo que deduzco que será la de Rafa Guerrero)
Creo que no hay puja por ellas (nunca el árbitro está dentro de los más favorecidos en esto) pero creo que es digno de mención y como no conozco a nadie más que hable bien de los árbitros quería comunicártelo a ti. Yo personalmente dedicaré unos cuantos fines de semana a la causa de pujar por la camiseta (no se gana demasiado en la regional) y cambiaré mi opinión de showman que tenía de Rafa Guerrero jeje (es broma)
Carlos

César dijo...

Carlos, ya que estás, podías poner la dirección de esa página.

Por cierto, Rafa Guerrero es todo un personaje. Lleva años metido en asociaciones de ayuda al pueblo saharaui, tiene algún hijo saharaui adoptado, organiza continuamente partidos y actos benéficos. Eso sí, si falla en un fuera de juego, es un hijo de puta.

Y lo dicen así, con todas sus letras. Imbéciles.

Anónimo dijo...

pues la página es www.ayudajuanma.es
no sabía esas cosas de Rafa Guerrero y eso que soy árbitro. Imagino entonces que pueden saber las personas que tan solo se fijan en lo que leen en la ¿prensa?
Lo dicho, mi enhorabuena al trío por su iniciativa (desconozco si proviene la idea del comité) y mucha suerte para el niño Juanma.
Carlos

César dijo...

Gracias por la información, Carlos.

La pena es que cuando Rafa se retire (esta semana) solo se le recordará por ser "rafa-no-me-jodas" y por el anuncio de televisión.

Por cierto, a mí me da que el Comité no ha tenido nada que ver en eso. ¿Alguien conoce alguna actividad desarrollada por el Comité, salvo las designaciones de Copa y las clasificaciones de final de temporada? Pues eso, yo tampoco.

Giorgio dijo...

Sinceramente. Me dais pena...

Como podeis sobre valorar a este ingendro de "hombre". UN muy mal árbitro!! Madridista 100 por 100 , anticatalinsta. Lo dejó bien claro, el pasado sábado, ante osasuna... 3 faltas en la primera parte, del FCB, 3 tarjetas para el FCB!! Cómo se entiende??!! Y no me digais que eran entradas duras... de amarilla... ya sin comentar la roja directa!! Va hombre va!! Vete ya!! Y su chulería con Pep G. La verdad, es que se mereció que todos los jugadores abandonaran el aprtido... por autentico ladron. No me digais que las normas son las normas.. pq durnate toda la temporada he visto entradas mucho más fuertes, y repetidas aInesta, Messi, etc...Xavi... etc etc... y ni tarjeta.... Así que na de na!! Este tio, mejor no vuelva a pitar al Barcelona!! Ojo, yo reconozco el duro trabajo de un árbitro, especialmente, el de la mayoria de vosotros, que estais jugandos el físico constantemente en campos de regianal y cia. Yo jugando de portero todo la vida lo he pasado mal, alguna vez, ya me imagino a vosotros. Y repito, entiendo vuestros errores, sois humanos. Pero tengo cosas muy claras... a veces podeis mandar demasiado, y teneis demasiado poder. A mi me han chutado la cara, llegando a bloquear la pelota,, sangrando por la nariz, ni pitaron falta, ni paro el juego al escaparse este por la "ostia" que me dieron..... Tuve que slatar como un loco, teniedno que hacer una segunda parada... y vuestro compañero, ni pidió disculpan... dijeron un sigan! Esto con 15 años yo. ... Aquí hay mala fe...... como vuestro querido Rubinos! Debeis ser personas... y lo de Carpe Diem... no lo veo así. En un trabajo, no puedes pensar en Carpe Diem. Sino en justicia. Y razonamiento. Me gustaría decir que que a cada uno lo ponen en su sitio... pero con el Villabarato lo veo muy dif´cil.
Así que ánimos pq sin vosotros no habría futbol base, y de pequeño no hubiese podido disfrutar de los campeonatos, de los títulos. Pero os pido, que si teneis la suerte de llegar a la élite, no os olvideis que sois personas, y de serlo. De llegar a ser dialogantes... Ganais mucho, y más en partidos como el FCB OSasuna. Que fué muy tranquilo.
Por último, luchar por unificar criterios! Esto es básico!
Un abrazo y ánimos!

Giorgio

Anónimo dijo...

este señor es un desgraciado no se como le permiten arbitrar al barça, siendo este declarado anti-barcelonista, y teniendo el historial de escandalosos arbitrajes en contra del barcelona que tiene... lamentable...

Gabri dijo...

He releído la entrevista, ha pasado ya un buen tiempo de esto.

He tenido una sensación extraña al leer que a Antonio le hubiera gustado arbitrar en la final del Mundial de 2014, de veras, no ha sido agradable.

También se me hace extraño que no haya hecho alguna entrevista después del 28-J... En fin. Que le vaya bien haga lo que haga ahora.