sábado, 30 de octubre de 2010

Algunas reflexiones sobre la reducción

Hace solo dos años y dos meses teníamos 24 colegiados en primera división. Desde entonces, el número ha ido disminuyendo gota a gota: 24, 23, 21, 20... Parece que la cuenta acaba aquí. Por lo menos, hasta que los clubes digan lo contrario: "Oye, que los árbitros cobran mucho y, con lo malos que son, no nos sale a cuenta pagar tanto. ¿Por qué no los rebajáis a 18 ó 16 y decís que es para que arbitren más partidos cada temporada?". Perfecto, ¿y así serán mejores? "Bueno, digamos que arbitrarán más partidos cada temporada".

Para empezar, a mí la reducción no me gusta nada. Concedo que ahora pitarán más partidos por temporada, con lo que estarán más metidos en la competición, con lo que... Vale. Estoy de acuerdo que a corto plazo, por ejemplo esta temporada, la reducción será muy beneficiosa. Más partidos, más estar metidos en la competición y todo eso. ¿Pero qué ocurrirá en el largo plazo?

¿Qué ha supuesto hasta ahora la reducción? En primer lugar, "quemar" a algunos de los mejores árbitros que tenemos en España. Me refiero a los de segunda división. Gracias a la reducción, tenemos una de las mejores (por no decir la mejor) plantillas de la historia en la categoría de plata. Ahora mismo, casi la mitad de los colegiados de segunda podría arbitrar en primera con plenas garantías. Muchos de ellos ni siquiera llegarán a ascender.

¿Qué hace en segunda alguien como el madrileño Del Cerro? Desde que debutó en segunda, se vio que era carne de primera. ¿Por qué no está ya arriba? Ojo, no estoy diciendo que tendría que haber ascendido él y no los que lo han hecho estos últimos años. Digo que tenían que haber ascendido él, los que lo han hecho y alguno que sigue en segunda. Un caso más sangrante todavía: ¿Esperarán a que el canario Hernández tenga 35 años para subirlo a primera? Hombre, así se garantizarán que suba un árbitro con experiencia. En concreto, más de diez años en segunda división. ¿Es eso normal? Para mí, no. ¿Qué problema hay en que alguien con 24 ó 25 ó 26 años suba a primera? Para mí, ninguno.

[Antes de que empecéis a ponerme a parir, debo señalar que he utilizado el nombre de Del Cerro, porque me pilla cerca de casa, pero podría haber utilizado el de Pérez Montero o el de Miranda Torres o el de... En el caso del canario lo he hecho con todas las de ley, porque quiero verle ya en primera, pero podría, forzando un poco, haberle sustituido por Gil Manzano o por cualquier otro de esos jovenzuelos que están llegando a segunda].

En España vamos a tener un grave problema a partir de ahora. Y es que no habrá aprendices en primera. Con aprendices me refiero a esos colegiados que subían, estaban uno o dos años aprendiendo, otro par de años peleándose en los últimos puestos por ascender, otro par de años en la zona media de la tabla cogiendo experiencia y, a partir de ahí, a comerse el mundo. O a que el mundo se le comiese a él.

¿Qué tenemos ahora? Ahora tenemos a Mateu, que desde que ascendió supo que iba a ser internacional. ¿Qué ha aprendido Mateu durante estos meses que ha pasado en la máxima categoría? Apostaría a que nada.

[Ctrl + C; Ctrl + V] Ahora tenemos a Estrada, que desde que ascendió supo que iba a ser internacional. ¿Qué ha aprendido Estrada durante estos meses que ha pasado en la máxima categoría? Apostaría a que nada.

[Más Ctrl + C; Ctrl + V] Ahora tenemos a González, que desde que ascendió supo que iba a ser internacional. ¿Qué ha aprendido González durante estos meses que ha pasado en la máxima categoría? Apostaría a que nada.

No puedo utilizar el mismo truco con Teixeira I y con Iglesias, porque han ascendido tan viejos que ya no les da tiempo. ¿Y por qué han subido tan mayores? Joder, porque no había huecos por arriba, está claro.

Pero los dos que suban este año, para los que no me atrevo a hacer predicciones todavía, ya saben que serán internacionales, a poquito que no la caguen. Y no porque sean unos superfiguras, o sean bilingües, o sean unos pelotas, o nada de eso, sino porque España necesita internacionales y no tiene candidatos. Desde este mismo año, sus únicos candidatos van a ser los que vayan ascendiendo dos años antes. Y no hay más.

¿Y por qué no hay más? Porque la plantilla de primera es vieja. Parece una tontería, porque la media de la plantilla es de unos 39 años, en la flor de la vida, pero eso, para una plantilla arbitral, es ser vieja. La plantilla, quiero decir. A corto plazo, está bien, porque nos garantiza una plantilla con experiencia, que sabrá llevar los partidos, que... Pero a largo plazo, ya veremos.

Se me ocurre algo. No, no es ampliar la plantilla, que eso me da igual. Como si hacen una plantilla en primera división con diez árbitros. Lo importante es cuántos arbitrarían los partidos de primera. ¿Por qué no, a lo largo de la temporada, dar la oportunidad a árbitros de segunda para ir cogiendo experiencia?

Qué habría de malo en que un colegiado de segunda, que lleve dos o tres años destacando en su categoría y que no asciende por: a) hay alguien por delante de él en la cola; b) el árbitro de su comité en primera todavía no se retira; c) no hay árbitro de su comité en primera y es más difícil subir; d) el presidente de su comité no se lleva bien con Victoriano; e) ninguna de las anteriores; pues eso, ¿qué hay de malo en que arbitre tres o cuatro partidos de primera? Joder, tampoco digo que le pongan un Madrid-Atlético de Madrid (como a Mateu, por cierto), pero un Depor-Almería, no me digáis que no puede. Se le va probando y si no da la talla, pues que espere otro añito en segunda y madure. Que lo hace bien, pues al año que viene en primera full-time, y ya está.

Y en esos partidos de prueba se les pone un informador de verdad, uno que les pueda enseñar algo sobre el arbitraje en primera, o mejor aún, se les pone un tutor durante todo el año. ¿Qué hace Pérez Burrull, salvo (no estoy seguro) informar? ¿Qué hace González Vázquez, salvo informar? ¿Qué hace Daudén, que creo que ni siquiera informa? Megía no, que se ha pasado al lado oscuro, pero, todos los demás, ya los podían usar para algo útil y no para elaborar unos informes que no sirven absolutamente para nada. Si queréis, podemos probar a hacer nosotros nuestra clasificación de este año y las dejo publicadas. Ya veréis como son casi iguales a las del CTA de dentro de nueve meses. Y gratis total. [Ahora que lo pienso, sí que podríamos hacer la prueba. ¿Os animáis? Para que no creáis que le echo morro, en los comentarios pondré mi lista].

Ahí lo dejo. No me gusta nada la reducción a 20 árbitros. Ni me gustan las neveras seguidas de tres partidos seguidos para recuperar "números". Bueno, esto no tiene nada que ver con la entrada, pero tenía que decirlo.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Y encima hay dos sensacionales árbitros que difícilmente pueden llegar a ser internacionales como Delgado Ferreiro y Paradas Romero que llevan los partidos muy bien. No obstante a nivel internacional tanto con Undiano, Velasco, Iturralde, Clos, Teixeira y el resto de árbitros que componen el grupo de internacionales tienen un excelente nivel para representar a España en todas las competiciones.

César dijo...

Delgado y Paradas ya no pueden ser internacionales por la edad, pues ambos superan los 38 años.

En cuanto a los demás internacionales y siendo un poco "casero", diría que nuestra lista es la más fuerte del mundo, con diferencia.

Puede que haya algún país, que tenga dos o tres árbitros que alguien considere mejores que todos los españoles, pero a partir de ahí no tienen nada. Sin embargo, como has dicho, en España tenemos 9 árbitros que podrían pitar cualquier partido mundial.

Young_Referee dijo...

Sigues vivo cesar?