miércoles, 16 de enero de 2013

Los árbitros, en el Museo de la Selección

La RFEF abrió su museo, el de la Selección, hace un par de años, ya casi tres. En él me imagino que podemos encontrar fotos, trofeos, trozos de historia... El museo se encuentra en la Ciudad del Fútbol, sede de la federación, en el municipio madrileño de Las Rozas, a mitad de camino de la sierra y de la polución de la capital. Y digo que me lo imagino, porque nunca he entrado. Digamos que el precio de las entradas no se ajusta a mi presupuesto. Pero esa es otra historia.

Hasta hace poco solo podíamos ver "historias" de jugadores y de entrenadores. A partir de ahora, también los árbitros estarán representados en este museo, que ya va siendo hora de que cambie de nombre: museo del fútbol, museo de la federación... No sé, algo que nos haga a todos sentirnos un poco más cercanos a él.

La idea de incorporar a los árbitros a este museo partió de lo más alto, del mismo presidente Villar, que acudió a quien debía, al Comité Técnico de Árbitros; que para eso está, para saber de árbitros. La idea era mostrar a los visitantes la historia de los árbitros internacionales españoles. ¿Por qué no de todos los árbitros? Bueno, poco a poco, es un paso.

Pues eso, a lo que iba: ya existe una exposición en el museo con la lista completa de todos los colegiados españoles que han alcanzado la categoría de internacional. Los que sigais este blog desde hace años ya estaréis acostumbrados a leer nombres tan desconocidos como Fermín Sánchez González o Andrés Rivero Lecuona, o tan míticos como Juan Gardeazábal Garay o José María Ortiz de Mendíbil Monasterio. Todos ellos están ahí, en mi lista y en la exposición del museo de la Selección. Desde el primero, José Llovera Mas, hasta el último, Carlos Del Cerro Grande. Noventa y cuatro nombres, noventa y cuatro hombres que representan la máxima aspiración de todo árbitro.

[Nota para nuevos lectores: haciendo una búsqueda en el blog, también vosotros podréis conocer la lista completa de internacionales].

Pero si todo se redujera a una lista, la cosa quedaría un poco descafeinada. Como os decía, en este mismo blog se puede leer. Os ahorráis un viaje a Madrid y los 12 euros que debe de costar la entrada. Lo realmente interesante de la exposición es que junto a cada nombre, o sobre él, está la foto del protagonista. A todo buen aficionado al arbitraje le suena el nombre de Ramón Melcón Bartolomé, pero ¿cuántos han visto una foto suya vestido de árbitro, con esa camisa blanca y esa chaqueta negra ribeteada de blanco? O, por ejemplo, cómo era José Plaza Pedraz cuando lucía escarapela (que no la lucía, porque no se llevaba, pero es una licencia poética) y no como le tenemos todos en mente, respondiendo a Jesús Gil.

En fin, alegrémonos de que la federación haya tenido esta iniciativa, que será poca cosa para muchos, pero que a otros nos parece un paso adelante. Además, el Comité ya está embarcado en otro proyecto análogo: ahora van tras las fotos de todas las colegiadas españolas que, desde María José Alcántara Negrín, en 1997, hasta Beatriz Gil Gozalo, el año pasado, han disfrutado de la categoría de internacional.

Ya sería mucho pedir que no se quedaran solo ahí y que extendieran su proyecto a todos los asistentes, masculinos y femeninas, a los árbitros de fútbol sala, a los de fútbol playa... En fin, a todos aquellos árbitros dependientes de la RFEF que han intentado representar a todo el arbitraje español allende los mares, que diría uno de letras.

Sería mucho pedir, pero yo lo pido. Es gratis.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

o sea ya tenemos museo para la verguenza familiar del futbol español, excelente

linesman dijo...

Cuanta razón tienes César. Esperemos que poco a poco la Federación y el Comité vayan avanzando.

Y otros también.

Luis Javier Bravo Mayor.