miércoles, 28 de enero de 2009

Declaraciones de Sánchez Arminio

Gracias a que me acuesto pronto, no puedo oír los programas deportivos nocturnos. Y gracias a Garman, y a su blog, me he enterado de que "nuestro" presidente estuvo la otra noche en uno de esos programas. He oído sus declaraciones. Y las he pensado. Comentarios (utilizaré los titulares de Garman, que para eso se lo ha currado):

CINCO ÁRBITROS EN LA NEVERA POR ERRORES

Patético. Eso es lo primero que pensé al oírle. "¿Cuántos árbitros han estado descansado esta temporada?", le pregunta el periodista. "Tres", contesta. Bueno, luego se ponen los dos a echar las cuentas y salen cuatro. Repasan los nombres... ¡y salen cinco! Hombre, entiendo que era tarde, que don Victoriano tenía sueño, pero si permites que te entrevisten no puedes dar esa imagen tan lamentable. "No sé, no me acuerdo". Cómo que no se acuerda. O sea, que castiga a cinco de sus árbitros de élite y no se acuerda de si han sido tres, o cuatro, o cinco. Vaya, vaya. Daudén Ibáñez, Delgado Ferreiro, Iturralde González, Álvarez Izquierdo y Pérez Burrull. Pues nada, que siga la fiesta.

PRIMER PECADO DE PÉREZ BURRULL

Según el presidente, el primer gran error de Pérez Burrull fue pitar el segundo penalti y luego, a instancias de su asistente, echarse para atrás. "El árbitro es el máximo responsable y no tiene por qué hacer caso de su asistente" o algo muy parecido. ¿Y qué hacemos ahora? Joder, qué suerte tienen los asistentes. A partir de ahora, a ponerse guapos para la foto, tener cuidado en cómo sujetan y levantan el banderín... Vamos, estética pura y dura. Total, el árbitro no tiene por qué hacerles caso (lo ha dicho su presidente). 

De hecho, desde ya mismo espero que se supriman las pruebas físicas a los asistente. Total, para señalar si ha salido la pelota por la banda, no hace falta correr mucho. Si leéis periódicos de principios de siglo XX, esa era exactamente la función de los jueces de línea. Bueno, en aquella época usaban un pañuelo y chaqueta americana, pero, claro, Adidas todavía no pagaba.

Me da a mí que don Victoriano, además de tener sueño a esas horas, es un poco vaguete. ¿No se lee los documentos de FIFA o de UEFA? Porque haberlos, haylos. Yo alguno he leído, y no van por ahí las cosas. E-q-u-i-p-o arbitral. Ese es el futuro. Bueno, más bien es el presente. Yo le entiendo, no os creáis que no. Nació en 1942, tiene 67 años. Seguramente empezó a arbitrar en la década de los 60. No sigo. No quiero hacer sangre. Solo pido una renovación de la dirección del CTA. No tiene por qué ser por gente más joven, solo por gente que se lea los documentos y vea por dónde van los tiros en el arbitraje mundial.

Y lo que más gracia me hace es que para marzo o así, cuando lleguen las siguientes pruebas físicas, a ver qué les dice Manuel Díaz Vega en las charlas. Vaya risa. Me imagino a los árbitros mirándose unos a otros, mientras los asistentes están en la cafetería del hotel jugando al billar. O sacando brillo a sus banderines. Por la estética, quiero decir.

SEGUNDO PECADO DE PÉREZ BURRULL

Por una vez, y sin que sirva de precedente, le doy la razón a don Victoriano. Según él, el segundo pecado fue la mala educación que demostró el árbitro hacia ciertos jugadores de Osasuna. Frases "graciosillas", frases "menos graciosillas"... Es de los pocos peros que le pongo al cántabro (al actual, no al caduco). No se puede ir así por un campo de fútbol. ¿Y luego hablamos de respeto? Según las informaciones que han salido en la prensa, los jugadores de Osasuna se dirigieron al árbitro con correción, bien es verdad que recriminándole su actuación, pero con corrección. ¿Y qué se llevaron? Un "te metes la tele por el culo". Bravo.

Esto me recuerda un hilo que he seguido en el foro de árbitros. Leedlo tranquilamente. Reíos todo lo que podáis. Y luego volved a escuchar las declaraciones de Sánchez Arminio. Solo eso.

POSIBLE DESCANSO DE UN MES

En el cuarto corte sonoro. Nada. Aparte de los titubeos del presidente, que no le dejan en buen lugar, no hay mucho que contar. Un mes de sanción y a otra cosa, mariposa.

Pues hasta aquí lo que se daba. Me estoy empezando a cansar de estas cosas, pero no lo puedo remediar. Escuchando todo lo que escucho y, sobre todo, de quién lo escucho, me estoy dando cuenta de que mi idea del arbitraje cada vez está más alejada de la realidad. Así que estoy empezando a plantearme seguir escribiendo sobre esto. 

Cuando escribo sobre Historia me divierto mucho más. Eso de leer prensa antigua e ir descubriendo nuevos datos sobre árbitros, sobre partidos, la intrahistoria del arbitraje... Eso es lo que me gusta. Lo demás se ha convertido en un lodazal, y lo último que me apetece ahora es ponerme a lavar la ropa. Ya veremos.

2 comentarios:

gabri dijo...

Pues sí, como dices mejor que vayan actualizando a algunos del CTA, nos están dejando muy mal.

César dijo...

Presidente: 66 años
Vicepresidentes: 63, 70 y 58 años
Director Técnico: 54 años
Vocales: 63, 63 y 80 años

Ya he dicho en la entrada que no es cuestión de edad, sino de evolucionar, pero es verdad que a ciertas edades ya no apetece mucho innovar.