martes, 20 de enero de 2009

Neveras

Ya estamos otra vez con la famosa nevera. Con la temperatura que tenemos en España estos días, creo que no está el horno para bromas. Tras la actuación de Pérez Burrull (y de sus asistentes, no lo olvidemos) el pasado domingo en el Bernabéu, lo primero que ha hecho el CTA es cambiar su designación en el partido de Copa de este miércoles. Y lo que tardará en volver a arbitrar. Aunque si se sigue la doctrina Álvarez Izquierdo, que después de haber estado unas semanas "descansando", ahora recibe unos cuartos de final de Copa, es muy posible que el cántabro acabe arbitrando la final de Copa.

Estos días, para mí, han sido contradictorios. ¿Para qué sirve el CTA? Sí, ya sé. En el Reglamento y los Estatutos de la RFEF lo explica, pero ¿para qué sirve realmente?

Hasta ahora yo pensaba bien de ese órgano. Podría gustarme más o menos lo que hacían, pero demostraban cierta independencia. Cuando "sancionaron" al catalán, a mí no me gustó la medida, pero entendí que la tomaran. Sin embargo, ahora con su designación para los cuartos de final (cuando desde que volvió no ha hecho grandes arbitrajes), estoy empezando a olerme que le metieron a hibernar por la presión popular (de los medios de comunicación). 

Con las diferencias tan pequeñas que hay entre unos árbitros y otros en España (según las puntuaciones del CTA), me imaginé que el descendido este año sería Álvarez Izquierdo. Si están todos así de apretados, una sanción debería abrir un muro insalvable. Pues no, sin haber mejorado notablemente, ahora se encuentra un partidazo de Copa. No lo entiendo. Y tendré que ir pensando en otro candidato para el descenso.

Ahora deciden apartar un tiempo a Pérez Burrull. Se tragó un penalti y amonestó al jugador (bien hecho). Se tragó otro penalti (a instancias de su asistente) y amonestó al jugador (bien hecho, otra vez). Hubo por ahí una mano clarísima que interpretó como involuntaria (o no vio). Fiándome de lo que han dicho algunos jugadores de Osasuna, la actitud y las contestaciones de Pérez Burrull no fueron en ningún modo educadas. Desde luego que no fue el día del cántabro.

Todos hemos podido leer/oír declaraciones salvajes de gente de Osasuna y de periodistas. ¿Para qué sirve el CTA? Yo no he oído a ningún directivo del Comité, ni siquiera a su jefe de prensa (¿de verdad están pagando a alguien por hacer ese trabajo?) responder a algunas cuestiones. Ah, que los árbitros no responden. Vale, que sigan así, que sigan.

Perlas:

- Pérez Burrull vio los dos penaltis, pero se cagó y no los pitó.

   (¿De verdad no hay nadie que les explique a los periodistas quién es Pérez Burrull?)

- Se vio en el Bernabéu y le pudo la presión.

   (¿Le pudo la presión a un árbitro que ha pitado cinco o seis clásicos, que está cumpliendo su decimosegunda temporada en primera, que, si no llevo mal las cuentas, lleva 202 partidos en primera división (perdón, se me pasó tan memorable efeméride)? ¿No hay nadie que explique eso?)

- En el segundo penalti iba a pitar, pero su asistente le dijo que no. Es increíble, porque la última palabra la debe tener el árbitro.

    (Claro, y la tuvo. Decidió hacer caso a su asistente. ¿Es que no hay nadie que pueda explicar eso?)

Según iba oyendo la radio en el coche, en una tertulia dedicada en exclusiva a Pérez Burrull, se me ocurrían decenas de respuestas a cada "acusación". Pero yo no soy el CTA, ni su jefe de prensa. Ni me hubieran dejado explicarlas en la radio, vaya. Para eso debe de haber otros. Que se ganen el sueldo de una vez.

Y, ojo, que todavía no he decidido si me parece bien o mal que Pérez Burrull se pase una temporadita en la nevera.



1 comentario:

linesman dijo...

Y también hay que explicar que esto de la nevera es un camelo porque, no estando avanzada la temporada, puede ser recuperable.
Por otra parte, ¿hay alguien realmente convencido de que Pérez Burrull (o cualquier otro árbitro) habrá aprendido algo estando al fresco?. Poner más atención durante un tiempo porque verdes las siegan, pero nada más. La nevera es como la pena de muerte. Una vez la pruebas todos se quedan medio conformes y a seguir la vida.
¿De una vez y por todas haría falta la ayuda de medios técnicos?. Viendo que los árbitros son los únicos que pierden en esta batalla hace tiempo que descabalgué un caballo y me subí al de las ayudas no humanas, que no inhumanas.
Abrazo.